La parte más salvaje e la isla, olas para surferos y buena gastronomía.